Tal parece que el Alcalde de Saltillo, Manolo Jiménez Salinas cambió de profesión y oficio, a dama de compañía, pues se ha visto más de acompañante personal del Gobernador Miguel Ángel Riquelme Solis, que atendiendo las demandas y necesidades de los habitantes de su municipio.

Manolo Jiménez, quien fue presidente municipal de Saltillo en el periodo 2018-2019, inició recorriendo calles y colonias de Saltillo, realizando buen trabajo con obras y apoyos de beneficio social, lamentablemente va de bajada, ya que esto solo fue con un fin, posesionarse y lograr la reelección para el periodo 2019-2021.

Jiménez Salinas deja mucho que desear, ya que arrancó el nuevo periodo administrativo de una manera lenta, y lejos de seguir realizando un buen trabajo, se la ha pasado de acompañante del Gobernador en distintos municipios del estado.

El sabe de la gran demanda que tiene la ciudad capital de Coahuila, en varias colonias; existe falta de agua, bacheo y luminarias, sin dejar fuera la falta de atención en el sector rural donde no cuentan con buenos caminos para transitar, alumbrado, ni servicios médicos.

Se ha mencionado que Saltillo es la primer ciudad en seguridad, pero esto es difícil de creer, ya que continúan los robos a casa habitación, automóviles, tiendas de autoservicio y peatones, los saltillenses han presentado sus denuncias, sin embargo nunca se ha logrado detener a los delincuentes.

Otro de los problemas de Saltillo fue la aprobación del Cabildo en su mayoría Priísta para el incremento de las tarifas del transporte urbano, de un costo anterior de 11 a 13 pesos, afectando a miles de personas que al día utilizan el transporte en cuatro ocaciones, gastando un total de 52 pesos diarios para ir a trabajar, siendo la mitad del salario mínimo, esto también sin contar el trasporte que utilizan sus hijos para asistir a la escuela.

Esta es la protesta de miles de Saltillenses, que cuestionan su mala labor al frente de su administración municipal, quienes dicen ven crecer su nivel económico que tanto presume, mientras el de ellos va de bajada.